Como despedir a un trabajador conflictivo

Ejemplos de estudios de casos de conflictos en el lugar de trabajo

Contenido de la páginaEn un hospital, los conflictos entre los empleados pueden producirse en situaciones de vida o muerte. Nadie se beneficia cuando se ignoran estos conflictos: ni el personal, ni los directivos ni, desde luego, los pacientes. Aunque es una tendencia humana natural evitar los conflictos incómodos con los demás, esa táctica no funciona a largo plazo. “Es como una canción loca que no te puedes quitar de la cabeza”, dice Dan Bjerknes, director de operaciones de RR.HH. de Catholic Health Initiatives/Mercy Medical Center en Williston, N.D., que tiene un máster en asesoramiento y que anteriormente trabajó como consultor de gestión de conflictos.Cuando un conflicto llega a la atención de RR.HH., a menudo es demasiado tarde, como cuando un empleado valioso renuncia. Incluso los conflictos aparentemente pequeños pueden ser importantes porque a menudo se refieren a cuestiones más importantes.

Crear una cultura de confianza es una tarea crucial para RRHH. “Intenta que cuando la gente acuda a ti [el problema] no desaparezca sin más”, dice Swartz. A continuación se ofrecen algunos consejos para crear confianza, fomentar los buenos conflictos y prevenir o abordar los malos: Encuesta a los empleados. Swartz realiza encuestas anuales sobre el compromiso de los empleados y, entretanto, mantiene un montón de conversaciones con ellos. Todos los años, Bjerknes también encuesta a los empleados sobre la forma en que se gestionan los conflictos en el centro médico. Los resultados identifican los departamentos que tienen problemas generalizados para que él sepa dónde se necesita formación e intervención. Woodward dice a los directivos que busquen oportunidades para reconocer y elogiar a los empleados. Esto crea un entorno en el que los empleados se sienten cómodos planteando problemas.

¿Cuáles son las 5 estrategias de gestión de conflictos?

Según el Instrumento de Modo de Conflicto de Thomas-Kilmann (TKI), utilizado por los profesionales de recursos humanos (RH) de todo el mundo, hay cinco estilos principales de gestión de conflictos: colaborar, competir, evitar, acomodarse y comprometerse.

¿Puede una empresa alemana despedirte?

Despido relacionado con la persona (personenbedingte Kündigung)

La ley permite a los empresarios alemanes despedirle si está incapacitado para trabajar durante un largo periodo de tiempo debido a una enfermedad. El empresario debe demostrar que no cumples los requisitos del puesto de trabajo establecidos en tu contrato.

¿Cómo puedo despedir a un empleado en Alemania?

Según la legislación alemana, la relación laboral puede terminarse de mutuo acuerdo, por expiración de un contrato de duración determinada o por preaviso de una de las dos partes.

Ejemplos de conflictos en el trabajo

Cuando no se controlan, los conflictos en el lugar de trabajo son costosos, por valor de 359.000 millones de dólares, según un estudio. Las disputas entre empleados tienen el potencial de interrumpir las operaciones, disminuir la productividad y dañar la moral de los empleados, todo lo cual afecta a los resultados de una organización.

La dirección de la empresa y la gestión de los recursos humanos desempeñan un papel fundamental para que esto no ocurra. Estos supervisores son los encargados de aplicar y hacer cumplir las estrategias de resolución de conflictos de una empresa, así como de mediar en las disputas en el lugar de trabajo cuando sea necesario.

Si usted aspira a ser un líder en su organización o ya está en proceso de serlo, es probable que le corresponda apagar los incendios y evitar los conflictos entre los empleados enemistados. De hecho, un estudio de la American Management Association (AMA) reveló que los directivos dedican el 24% de su tiempo a resolver conflictos. No es una tarea fácil, pero con las herramientas y la formación adecuadas, podrá afrontarlos.

Para detectar los conflictos a tiempo, los directivos deben crear un entorno de comunicación abierta para que los empleados se sientan cómodos acudiendo a la dirección con sus preocupaciones. Una forma de facilitarlo es aplicar una política de puertas abiertas. Esta política debe animar a los empleados a acudir a la dirección para tratar cualquier asunto de importancia sin miedo a las repercusiones. Implica escuchar activamente, hacer preguntas y utilizar el trabajo en equipo. Con esta política, es más probable que los empleados se dirijan a la dirección cuando haya un problema, lo que puede ayudar a prevenir conflictos o evitar que se agraven.

Ejemplos de gestión de conflictos

Hay muchos consejos sobre cómo abordar las conversaciones difíciles, pero hay ciertas discusiones que es mejor no tener. Algunos conflictos con los compañeros de trabajo, los vecinos o los cónyuges deben dejarse en paz; saber cuándo dejarlo pasar es tan importante como saber cuándo participar.

La decisión de sacar a relucir un conflicto y tratar de resolverlo -un comentario difícil que te gustaría dar, una crítica que quieres ofrecer o un caso que crees que debes plantear- debe ser una decisión racional. Por lo tanto, la primera pregunta que debes hacerte es ¿Estoy demasiado emocionado en este momento? Si estás enfadado o disgustado, o si tu colega lo está, no es un buen momento para participar. No servirá de nada que alguno de los dos esté gritando o golpeando la mesa. Hay muchas investigaciones (ver aquí y aquí) que demuestran que nuestras mentes emocionales y racionales trabajan en paralelo: cuando nuestra mente emocional está por encima, la racionalidad sale por la ventana.

En estos casos, en lugar de discutir de forma productiva el asunto en cuestión, acabamos en una espiral emocional negativa, en la que ambas partes intensifican el conflicto, dicen cosas hirientes o incluso amenazan, y no son capaces de desentenderse. Esto se debe a nuestro reflejo natural de imitación. Empezamos a imitar las emociones que otra persona está expresando. Cuando se llega a este punto, puede ser casi imposible aclarar las cosas.

Cómo afrontar los conflictos en el trabajo

Centro de aprendizajeSiete consejos para gestionar los conflictos entre compañeros de trabajoBob Kagey / Categorías:  Liderazgo, EstrésCuando el conflicto se vuelve mezquino y comienza a incluir ataques personales, la moral del grupo puede pasar rápidamente al lado oscuro, la perdición de todo gerente.    Hace poco me pidieron que ayudara a dos empleados a resolver un conflicto que estaba teniendo un impacto negativo en todos los que los rodeaban.    Las tareas rutinarias seguían realizándose, pero la tensión en el grupo proyectaba una larga sombra sobre la jornada laboral.    El conflicto había progresado hasta el punto de que los empleados se dividían en dos bandos.

En mi primer contacto con uno de los empleados le pregunté cuál esperaba que fuera el resultado de nuestra reunión.    Inmediatamente respondió: “¡Despídelo!”.    En la mayoría de los casos de conflicto negativo en el trabajo, el problema, si se deja sin atender (no se gestiona), empeora con el tiempo.    En este caso, buenos amigos se convirtieron en enemigos mortales.

Los directivos deben responder al conflicto desde el principio y establecer expectativas claras para cada empleado.    Muchos directivos tienden a evitar enfrentarse a los conflictos, ya que son emocionalmente incómodos e incómodas y a menudo se sienten poco preparados para esta tarea.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad