¿Cómo funciona el laminado en frío?

¿Cómo funciona el laminado en frío?

Ventajas e inconvenientes de la laminación en frío

El proceso comienza siempre con la laminación en caliente. La laminación en caliente se refiere al proceso de laminar el acero a una temperatura normalmente superior a los 900 °C, mayor que su temperatura de recristalización. Esto permite fabricar chapas de acero de mayor tamaño y grosor, ideales para la fabricación de raíles de ferrocarril, grandes vigas o viguetas.

El laminado en frío toma el producto laminado en caliente y lo procesa aún más. Después de la laminación en caliente, el acero se enfría a temperatura ambiente y se pasa por rodillos en frío a una temperatura inferior a la de recristalización. Este proceso de laminación se denomina recocido y alivia las tensiones y da lugar a un mayor límite elástico y una mayor dureza. Esto se debe a la reorientación del grano y a la creación de fallas en la estructura cristalina, lo que conduce al endurecimiento de la microestructura.

El tren de laminación en frío suele estar equipado con medidores de espesor que comprueban el acero a medida que sale de los rodillos. Los trenes de laminación inversa están diseñados para que el acero pueda invertirse y volver a pasar por los rodillos, que se acercan cada vez más hasta alcanzar el espesor deseado. Los molinos de varios pisos tienen de tres a seis pares de rodillos en serie, cada uno de los cuales está preajustado para reducir el grosor en un determinado porcentaje hasta alcanzar el grosor final.

¿Qué mejora la laminación en frío?

Durante el proceso de laminación en frío, cuando el metal se somete a una tensión mecánica, se produce un cambio permanente en la estructura cristalina del metal. Esto provoca un aumento de su resistencia y a menudo mejora la resistencia a la corrosión.

¿Aumenta el laminado en frío el límite elástico?

Tajally et al 2010] estudió el efecto de la laminación en frío y la temperatura de recocido en el comportamiento de fractura, así como el comportamiento de tracción de la aleación 7075 y observó que, hay un aumento en el límite elástico debido a la alta densidad de dislocación.

¿El laminado en frío endurece?

El laminado en frío es el método más común de endurecimiento. Consiste en hacer pasar el metal a través de pares de rodillos para reducir su grosor o uniformarlo. Al pasar por los rodillos y ser comprimido, los granos de metal se deforman.

Aplicaciones de la laminación en frío

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Cold working” – news – newspapers – books – scholar – JSTOR (August 2021) (Learn how and when to remove this template message)

En metalurgia, la conformación en frío o el trabajo en frío es cualquier proceso metalúrgico en el que se da forma al metal por debajo de su temperatura de recristalización, normalmente a la temperatura ambiente. Estos procesos se contraponen a las técnicas de trabajo en caliente, como el laminado en caliente, la forja, la soldadura, etc.[1]: p.375

Las técnicas de conformación en frío se suelen clasificar en cuatro grandes grupos: prensado, doblado, estirado y cizallado. En general, tienen la ventaja de ser más sencillas de realizar que las técnicas de trabajo en caliente.

A diferencia del trabajo en caliente, el trabajo en frío hace que los granos de cristal y las inclusiones se distorsionen siguiendo el flujo del metal, lo que puede provocar un endurecimiento por trabajo y propiedades anisotrópicas del material. El endurecimiento por trabajo hace que el metal sea más duro, rígido y resistente, pero menos plástico, y puede provocar grietas en la pieza.[1]: p.378

Masukan

El laminado en frío es un proceso de endurecimiento por trabajo que se utiliza para cambiar la estructura de los metales y que suele emplearse para procesar el acero inoxidable. El acero inoxidable laminado en frío como materia prima tiene una amplia variedad de aplicaciones en la ingeniería médica, aeroespacial y de automoción. Siga leyendo para saber más sobre qué es el acero laminado en frío, cómo se produce y para qué puede utilizarse.

El acero laminado en frío, a veces abreviado como CRS, es conocido por ser un material extremadamente dúctil, y es ideal para aplicaciones en las que se necesita precisión. Se utiliza en muchas aplicaciones, como electrodomésticos, muebles, armarios y archivadores. En aplicaciones de construcción, el CRS se utiliza habitualmente para construir garajes, cobertizos de acero y otros edificios industriales.

En términos sencillos, el laminado en frío es el proceso de reforzar el acero cambiando su forma sin utilizar calor. La laminación en frío, a diferencia de la laminación en caliente como ocurre con el acero laminado en caliente, sólo puede producirse cuando el metal está por debajo de su temperatura de recristalización. Mientras que el laminado en caliente se realiza con altas temperaturas, el laminado en frío se realiza a temperatura ambiente. En lugar de calor, se utiliza la tensión mecánica para cambiar la estructura del metal. El endurecimiento por deformación puede aumentar la resistencia del metal hasta un 20%, y también puede mejorar el acabado de la superficie del metal.

Ventajas del laminado en frío

Esta página web se ha creado para ofrecer a los estudiantes de nivel universitario una breve introducción al proceso de trabajo en frío y recocido que se utiliza con frecuencia en las industrias de fabricación de metales. Parte del contenido de esta página web puede estar fuera del alcance de la formación en ciencia de los materiales del lector; en la página de Textos recomendados para la formación adicional se enumeran dos excelentes fuentes para una introducción más profunda a la ciencia de los materiales.

Una característica de cualquier metal es su límite elástico. El límite elástico de un metal es la tensión a la que ese metal comienza a deformarse plásticamente. Las tensiones por debajo del límite elástico deforman el material de forma elástica. Si se elimina la tensión, el metal recuperará su forma original después de haber sido deformado elásticamente. Normalmente, cargar un metal por encima de su límite elástico es adverso; evitar el límite elástico de un metal es una consideración primordial en el diseño. Sin embargo, el estudio del cambio en la microestructura de un metal tras la deformación ha demostrado que las propiedades mecánicas de ese metal también cambian.    En particular, los ensayos de tracción muestran que una muestra de metal cargada más allá de su límite elástico suele endurecerse por deformación.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad